Feliz día de la Reforma

Un 31 de octubre de 1517, fecha en la que un monje agustino “Martin Lutero” clavó su 95 tesis en las puertas de la iglesia Schlosskirche en Wittenberg, Alemania; dando así inicio a lo que hoy conocemos como “la reforma protestante”. Un estudiante de la Biblia, indignado por los abusos y las  herejías de las indulgencias, conmovido y animado por su descubrimiento personal de un Dios poderoso, de una salvación llena de gracia, por fe y gratuita, un hombre que fue pasado de tinieblas a luz admirable, un hombre libre de la culpa y el pecado un hombre que estuvo muerto, fue regenerado para vivir en Constante reforma “Reformado siempre reformándose” fue lo que Dios uso para dar inicio.

¿Qué podemos aprender de la reforma y aplicar a nuestras vidas? ¿Necesita la iglesia reformarse?

No consideres los acontecimientos en el siglo 16 como hechos meramente históricos y aislados sino como un patrón o ejemplos de como Dios obra a lo largo de la historia por medio del evangelio, la Palabra y el Espíritu Santo. Dios puede hacer lo mismo en nuestra generación, nación (Una reforma) y toda Latinoamérica con simples hombres como tu y como yo, hombres llenos del Espíritu Santos humildes y quebrantados usados para la gloria de Dios.

A muchos “cristianos” les molesta el termino reformado y cuestionan el movimiento diciendo que no puedes reformar algo que Dios instituyó de manera santa como la Iglesia. Puesto que si Dios la hizo así no es posible reformarla. Entiendo el punto, pero es incorrecto y no es del todo preciso afirmar que Dios no reforma la iglesia, por que si hay algo que la historia de la redención nos recuerda es que Dios está transformando, redimiendo, santificando y purificando su pueblo, su Iglesia, para que en el día de las bodas del cordero la iglesia se presente ante un Dios glorioso Santa y sin mancha.

En Romanos 12 El apóstol Pablo dirigido por el Espíritu Santo escribe con urgencia para recordarnos de aplicar toda la parte doctrinal de Romanos en los primeros 11 capítulos. Tenemos la urgencia de transformar nuestra mente y corazón renovando nuestro entendimiento. Si la iglesia llena de pecadores no se puede transformar-reformar entonces no es una iglesia de Dios, solo piensa cuantas epístolas son de carácter correctivo y son dirigidas a la iglesia. Por supuesto la Iglesia es divina y es preservada por Dios pero reformar no quita la gloria a Dios al renovar su mente y su entendimiento, mas bien le da más gloria a Dios por que te das cuenta que el hombre por sus medios no podría renovar su mente necesita si o si la intervención divina por medio del Espíritu Santo de hacernos volver a la fuente renovando nuestra mente a diario. “Ecclesia reformata semper reformanda est secundum verbum Dei” la Iglesia reformada siempre se está reformando conforme a la Palabra del Dios. La palabra clave de este dicho del siglo 17 es que la reforma es conforme a la palabra de Dios. (Romanos 12:2).

En mi opinión personal, la reforma no inicio con Lutero, hubieron muchos antes que Él, que podríamos mencionar como John Wycliffe, Juan Huss, Girolamo Savonarola, Agustin, y muchos más. Pero tampoco inicio con ellos, Dios inicio la reforma en el huerto del edén al matar dos animales y cubrir la desnudez de Adan y Eva y declarar Génesis 3:15 conocido como el proto-evangelio.

¿Que podemos aprender?

Hay muchas cosas que aprender así que mi respuesta no es exhaustiva pero creo que este punto definiría de forma simple, clara pero al mismo tiempo profundo lo que podemos aprender de la Reforma, tanto los reformadores, puritanos y todos los hombres de Dios tuvieron presente “una apasionada preeminencia de la gloria de Dios en todo y sobre todo”.

Juan Calvino dijo “Sin embargo, no creo que sea propio de un auténtico teólogo el procurar que el hombre se quede en sí mismo, en vez de mostrarle y enseñarle que el comienzo de la buena reforma en su vida consiste en desear fomentar y dar realce a la gloria del Señor... Somos de Dios: Vivamos, por tanto, para Él y muramos para Él. Somos de Dios: Esfuércense, en consecuencia, todas las partes de nuestra vida por alcanzarlo como nuestro único fin legitimo”.

Si el hombre vive para la gloria de Dios y debe deleitarse en Él entonces debe meditar y experimentar la Supremacía de Cristo, eso significa “El Señorío de Cristo” en todas las esferas de la vida y su voluntad revelada en las escrituras.

Cristo es Supremo sobre todas las cosas, y esa es la razón por la que Celebramos la Reforma. Sin la Supremacía de Cristo Solo la Escritura, Solo Cristo, Solo Gracia, Solo fe y Solo a Dios la Gloria no tienen sentido, pues Cristo es todo lo que necesitamos.

Algunas dimensiones prácticas serían: (Dije algunas)

La Piedad.

La piedad designa la actitud correcta del hombre hacia Dios, la cual incluye conocimiento verdadero, adoración sincera, fe salvífica, temor filial, sumisión devota y amor reverencial. (Juan Calvino). Conocer quién y qué es Dios implica actitudes correctas hacia Él y hacer lo que él quiere es lo mismos decir Teología que lleva a la Doxología y a la piedad. ¿Anhelas conocer a Dios y vivir de manera práctica ese conocimiento?

La Palabra.

No puedes vivir para la gloria de Dios sin pasar tiempo en La Palabra de Dios. Jesús en su oración sacerdotal en Juan 17:17, Oraba al padre diciendo “Hazlos Santos con tu verdad; enséñales tu Palabra, la cual es verdad”.

Volver a la Palabra de Dios le dio forma a la reforma. Lutero hace un comentario de el Salmo 119: “En este Salmo, David dice siempre que va a hablar, pensar, cantar, oír, leer día y noche y constantemente... pero nada que no sea la Palabra”.

Si la Escritura está inspirada por Dios entonces te exhorto a: Estudiarla, atesorarla, creerla, amarla, conformarte a la Escritura, contender por la Escritura, dar gracias a Dios por la Escritura y adorar a Dios si has sentido el poder y la autoridad de la Palabra sobre tu conciencia. Thomas Watson.

La Oración.

La oración es el ejercicio de la gloria de Dios en nuestras vidas puesto que la oración muestra la gracia de Dios cuando oramos, adoramos, y alaba a Dios pidiendo a Él dirección e intercesión eliminando el amor propio y multiplicando la dependencia de Dios. Calvino dijo “Solo Cristo puede convertir el trono de la temible gloria de Dios en un trono de gracia, al cual nos podemos acercar por la oración.

La evangelización.

¿Cómo extenderá el Dios trino su reino por todo el mundo? Calvino dice: “La obra evangelizadora es obra de Dios, no nuestra (La Soberanía de Dios), pero Dios nos usará como sus instrumentos... aunque Dios podría traer a sí a toda persona mediante una influencia secreta, emplea, sin embargo, la acción de los hombres para despertar en ellos la inquietud por la salvación de los demás... Nada retarda más el avance del reino de Cristo como la escasez de ministros... El evangelio no es predicado al azar a todas las naciones sino por el decreto de Dios... La evangelización de Dios causa nuestra evangelización... Nosotros somos sus colaboradores y Él nos permite participar del “Honor de constituir a su Hijo en gobernador de todo el mundo.” Así que si no hay un deseo por honrar a Dios por medio de la evangelización no has entendido lo que significa vivir para la gloria de Dios ni deleitarte en la supremacía de Cristo.

Feliz día de la reforma mis queridos hermanos.

Busqueda

logo_3.png

Acompañanos todos los domingos a las 9:15 am y 11:00 am

LIVE ENGLISH TRANSLATION AVAILABLE

MAS INFORMACIÓN

De nuestro Blog

Contactos

  • Iglesia Bíblica Petra
    Pista Suburbana
    De COPERCO 250 mts. al sur
    Managua, Nicaragua
  • (+505) 2260-5963 
  • (+505) 8927-1845 
  • [email protected]